lunes, 2 de julio de 2007

El futuro de nuestra profesión


1 de julio, Día del arquitecto en Argentina

Hasta hace poco más de una década en esta fecha se celebraba el día internacional del arquitecto, pero luego de una resolución en el congreso de la UIA en Barcelona se decidió celebrarlo en forma conjunta con el día del Hábitat, al comienzo del mes de octubre. Las entidades que agrupan los profesionales en argentina conservaron la fecha, principalmente para que nos feliciten entonces dos veces al año.

¿Que ofrecer a la blog-audiencia en un día tan caro a nuestros sentimientos?

En el especial banquete celebrado en el día de ayer con los 845 monjes copistas que construyen a diario el blog, se nos ocurrió develar una de las intrigas que más se repiten en los medios de comunicación y mesas de debate, y que sin embago todavía no se ha encontrado una respuesta cabal que nos satisfaga en cuerpo y alma:

¿Hacia donde se dirige la arquitectura?..

…Pues la respuesta es muy simple... ¡Hacia allá!

¿Cómo? ¿Usted, profesional puntilloso o investigador voraz, necesita mayor precisión? ¿Mayor desarrollo en los detalles? Pues bien, aclaremos entonces:

“Hacia donde la cultura nos lleve, hacia donde la tecnología nos acompañe, hacia donde la sociedad nos necesite. La tradición y la historia se presentarán explícitamente orgullosos o inclusive, aunque los autores lo nieguen, ocultos en cada idea. La naturaleza será la gran fuente de inspiración, desde sus estructuras más complejas hasta la máxima abstracción formal. Las ciencias nacientes forzarán nuevas soluciones allí en tierras donde el hombre aún no domina. La ciudad y sus costumbres ofrecerán alternativas coherentes que se batirán a duelo con el ego creador del profesional, aunque con el tiempo los encontremos abrazados como viejos amigos. Los edificios deambularán entre síntesis absoluta y multiplicidad de capas de razonamientos complejos, incluso dándole lugar a los innecesarios. En uno y en otro caso habrá coherencia o se vislumbrarán diversos fragmentos superpuestos. Algunos arquitectos perseguirán tenazmente el billete, otros lucharán por sobrevivir en el medio y algunos alcanzarán a marcar a fuego la historia. Proyectos ingeniosos magníficamente construidos compartirán espacios en los medios de comunicación con insípidas fotocopias de ideas lejanas y juntos también sufrirán la desazón de no ser publicado, aunque no signifique esto bien valorado. Se construirán edificios que griten a los cuatro vientos su pedantería apoyados en economías absurdas y veremos sigilosas propuestas que resuelvan las insuficiencias de la población. Las computadoras servirán nuevas tecnologías y herramientas que modificarán nuestra forma de hacer arquitectura, aunque nunca nadie pueda alejar el lápiz de nuestras manos. Habrá nuevas fibras sintéticas, compuestos plásticos y por supuesto habrá ladrillos. Nos movilizarán textos encantados, productos de opinión, críticas y muchos años de investigación. Los arquitectos explorarán caminos cada vez más diferentes y aún así cada época se podrá describir en pocas palabras. Habrá muchas hojas en blanco repleta de ideas y enormes edificios que no logren exprimir una. Y en el medio de la mediocridad que seguramente intentará dominar los espacios urbanos, nacerán edificios iluminados por los equipos más hábiles y creativos que reforzarán nuestro orgullo de pertenecer a esta profesión.”

La fotografía corresponde a la Biblioteca Nacional, obra de Clorindo Testa, Francisco Bullrich y Alicia Cazzaniga, proyecto ganador del concurso en 1962 e inaugurada en 1993. Los autores de la imagen son Rojas y Limbrunner y fue publicada en el tomo 03 de la colección Vanguardias Argentinas, obras y movimientos en el siglo XX, del grupo Clarín

Escrito y Editado por el arq. Martín Lisnovsky

4 comentarios:

arq. Torres Cipriani dijo...

Le felicito por su frase, contiene momentos divertidos y muy sinceros.
Levanto una copa también!

Anónimo dijo...

Me encantó la nota. Que se repita.
Gracias

Nadina dijo...

Buena Nota y mejor blog
Me gusta mucho
Gracias

Anónimo dijo...

Por poco una grasada digna de la revista Pronto. Pero se salvó.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin