sábado, 12 de mayo de 2012

José Ortega y Gasset. La Técnica es mera Forma Hueca


“…Pero aún queda un rasgo de la artesanía que contribuye profundamente a impedir la conciencia adecuada de la técnica y, como los rasgos anteriores, tapa el hecho técnico en su pureza. Y es que toda técnica consiste en dos cosas: una, invención de un plan de actividad, de un método, procedimiento –mechané, decían los griegos-, y otra, ejecución de ese plan. Aquélla es en estricto sentido la técnica; ésta es sólo la operación y el obrar. En suma: hay el técnico y hay el obrero que ejercen en la unidad de la faena técnica dos funciones muy distintas. Pues bien: el artesano es, a la par e indivisamente, el técnico y el obrero. Y lo que más se ve de él es su maniobra y lo que menos su «técnica» propiamente tal .La disociación del artesano en sus dos ingredientes, la separación radical entre el obrero y el técnico, es uno de los síntomas principales del tercer estadio. Hemos anticipado alguno de sus caracteres. Le hemos denominado «la técnica del técnico». El hombre adquiere la conciencia suficientemente clara de que posee una cierta capacidad por completo distinta de las rígidas, inmutables, que integran su porción natural o animal. Ve que la técnica no es un azar, como en el estadio primitivo, ni un cierto tipo dado y limitado de hombre -el artesano- ; que la técnica no es esta técnica ni aquella determinada y, por lo tanto, fijas, sino precisamente un hontanar de actividades humanas, en principio, ilimitadas. Esta nueva conciencia de la técnica como tal coloca al hombre, por vez primera, en una situación radicalmente distinta de la que nunca experimentó; en cierto modo, antitética. Porque hasta ella había predominado en la idea que el hombre tenía de su vida la conciencia de todo lo que no podía hacer, de lo que era incapaz de hacer; en suma, de su debilidad y de su limitación. Pero la idea que hoy tenemos de la técnica -reavive ahora cada uno de ustedes esa idea que tiene- nos coloca en la situación tragicómica -es decir, cómica, pero también trágica- de que cuando se nos ocurre la cosa más extravagante nos sorprendemos en azoramiento porque en nuestra última sinceridad no nos atrevemos a asegurar que esa extravagancia -el viaje a los astros, por ejemplo- es imposible de realizar. Tememos que, a lo mejor, en el momento de decir eso llegase un periódico y has comunicara que, habiéndose logrado proporcionar a un proyectil una velocidad de salida superior a la fuerza de gravedad, se había colocado un objeto terrestre en las inmediaciones de la Luna. Es decir, que el hombre está hoy, en su fondo, azorado precisamente por la conciencia de su principal ilimitación.
Y acaso ello contribuye a que no sepa ya quién es-porque al hallarse, en principio, capaz de ser todo lo imaginable, ya no sabe qué es lo que efectivamente es. Y por si se me olvida o no tengo tiempo de decirlo, aun cuando pertenece a otro capítulo, aprovecho el conexo para hacer observar a ustedes que la técnica, al aparecer por un lado como capacidad, en principio ilimitada, hace que al hombre, puesto a vivir de fe en la técnica y sólo en ella, se le vacíe la vida. Porque ser técnico y sólo técnico es poder serlo todo y consecuentemente no ser nada determinado. De puro llena de posibilidades, la técnica es mera forma hueca -como la lógica más formalista-; es incapaz de determinar el contenido de la vida. Por eso estos años en que vivimos, los más intensamente técnicos que ha habido en la historia humana, son de los más vacíos…”

José Ortega y Gasset. Meditación de la Técnica. Vicisitudes de las Ciencias. Bronca en la Física
Madrid, 1957 (3º edición en castellano, original de 1939). Revista de Occidente.
Publicada previamente en forma segmentada los domingos en el diario La Nación de la ciudad de Buenos Aires, los escritos corresponden a los desarrollos del curso “Meditación de la Técnica”, dictado durante 1933, en la Universidad de verano de Santander.
Seleccionado por el arq. Martín Lisnovsky. Imagen tomada al azar de la web

4 comentarios:

Pipe dijo...

muy buena la nota.
Lo mejor es la oracion que dice "imagen al azar tomada de la web" ... genial

Gus Nielsen dijo...

Hola Gus: vi tu libro sobre el obelisco, me pareció buenísimo. Ponete en contacto conmigo, porque quiero hacerte una propuesta al respecto. Te mando un abrazo. Arq. Gustavo Nielsen. gesnil@gmail.com

Gus Nielsen dijo...

Martín, muy bien blog. El comentario anterior era para Brandariz, del que no tengo el mail. Voy a linkearte entre los preferidos. Abrazo. GN

arq. Martín Lisnovsky dijo...

Muchas Gracias por los comentarios. Gustavo, he pasado tus datos para que te contacte el arq. Gustavo Brandariz. Suerte

Blog Widget by LinkWithin