jueves, 14 de enero de 2010

Una Opinión sobre la Torre Caja Madrid de Sir Norman Foster



No es una arquitectura que me deleite por la poca implicancia urbana que contiene su trazado, sobre todo un conjunto de cuatro torres, asignado a un grupo de arquitectos internacionales, no locales, para la edificación de sedes corporativas u hoteles en una arteria tan significativa como el Paseo de La Castellana de Madrid. Voy a ser sincera desde el comienzo, es una arquitectura que poco relaciono con el goce espacial. Es una arquitectura que me hace pensar en el desarrollo de la tecnología, en la buena orientación de sus servicios, en la resolución efectiva de una planta extensa y neutra, sin dejar de contar con el asoleamiento directo y artificial, para evitar un problema de planta profunda. Es una arquitectura que te vincula al brazo derecho de la profesión, nos hace dialogar con ingenieros, técnicos, asesores. Nos pide que resolvamos su planta de acceso, algo del entorno mediato, un remate digno, y por supuesto la planta tipo, sin olvidar algún espacio de uso diverso. Pero creo que hoy por hoy la Sede Caja Madrid de Sir Norman Foster nos hace dialogar poco con otras arquitecturas. La encuentro vinculable a otros ejemplos de torres del mismo estudio, como por ejemplo la Torre HSBC en Hong Kong 1979-1986, ha sido heredera del buen y apropiado uso de los núcleos de servicios fuera del perímetro de la planta, resolución que también aparece en el Commerzbank Headquarters en Frankfurt 1991-1997. Solo que en este ultimo edificio, el atrio central y vertical se desarrollaba en toda la altura de la torre, por otro lado los jardines en plantas intermedias nos daban prueba de otro tipo de relación con el ambiente laboral. Nos otorgaban la posibilidad de reflexionar sobre una propuesta de espacio laboral distinto a aquellos que conocíamos. Es más, si quisiéramos ser mas románticos en la comparación, pues recordaríamos también con facilidad uno de mis edificios favoritos de Sir Norman, rescataríamos a la Willis Faber & Dumas Headquearters, Ipswich 1971-1975. Un sencillo diseño, aplicable a una trama urbana medieval, para el cual se modifico el trazado cerrando una de las calles. A lo largo de los años hemos podido estudiarlo como ejemplo de sistematización tecnológica, de hecho el edificio fue fácilmente adaptable a las nuevas formas de conexión, computarizando fácilmente los puestos de trabajo debido a la resolución elegida. La democratización del espacio de trabajo era más que evidente, y entonces en aquella cubierta accesible, donde se podía almorzar o tomar simplemente el sol que encuentres, nos da muestra de esa decisión. Insisto que las torres no son mi tipología arquitectural preferida, creo que a estas cuatro torres habrá que darles tiempo. Volveremos a verlas, observar el espacio que definen a su alrededor, la relación que tienen con el entorno. Actúan sin duda por impacto, su altura, definición volumétrica e implantación lo dicen todo. Desde la estación de trenes, se puede acceder a este complejo, se las ve a la distancia impávidas, con un telón, que es la escala humana, minima, la calle, los edificios multifamiliares que por código responden a una altura pre-establecida. Es notable también la modificación en la regulación de la altura máxima, debido a que los edificios de nueva promoción tienen una altura menor a aquellos construidos en décadas anteriores. Con lo cual cabe destacar que el tejido no es uniforme, y las torres ayudan a exponenciar esa poca uniformidad. No quisiera mal influenciar a los lectores con la poca emoción que me ha provocado la visita, pido disculpas de antemano en ese caso, pero de todas formas los invito a conocer no solo la Torre de Caja Madrid, sino también los ejemplos citados en esta breve opinión. Sacaran ustedes sus propias conclusiones. Por otro lado ya lo decía Sullivan en el Chicago que empezaba a hacerle cosquillas al cielo, “habrá que definir los espacios que se generen a partir de la superposición de estos nuevos hitos urbanos”.
Escrito y Fotografías de la arq. María de la Paz Molinari
Editado por el arq. Martín Lisnovsky

6 comentarios:

ArkneX dijo...

Lo cierto es que cualquier construcción que no dialogue con su entorno físico y cultural es digna de ser olvidada, sea cual sea la firma que haya detrás de ella.

Ladrillo dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo con la opinión vertida en el artículo. Es más, por insistir un poco en el problema de los hitos arquitectónicos del texto de Sullivan, estas torres, por su ubicación, ni siquiera funcionan bien como tales. Ni comparación con los edificios conocidísimos de Plaza de Castilla, que marcaron un hito para toda La Castellana. Estas torres, y la de Foster en particular, nacen y viven ajenas totalmente a un trazado y una perspectiva urbana. Por no decir que son, en mi humilde opinión, paradigmas de la arquitectura del "paracaídas", que con el mismo diseño podían haber caído donde están o en cualquier otro sitio y no se notaría la diferencia.
Yo sigo considerando irrenunciable para definir la Arquitectura (con mayúscula) el que nazca de la reflexión sobre el entorno en que se construirá.
Un saludo.

Dana dijo...

Este esbelto Frankenstein fue proyectado por 5 nerds encerrados en una computadora y un gerente de marketing. Es un diseño industrial que bien podría inspirarse en una afeitadora. No importa la escala o su contexto para el proceso. Es la falta de imaginación y el nulo respeto por el entorno lo que destaca su caracter. Es la velita en la torta. Otros proyecyos nos enseñan que las variantes y las diferentes escalas han logrado hacer convivir estos programas con el entorno. Este paradigma de la modernidad que es el rascacielos, en su autonomía y mas aún en su pedantería, llegó a su fin hace rato. Que triste que se empeñen en caminos errantes...

Anónimo dijo...

¡Que feo ese pliegue curvo superior del volumen principal! M E R S A !!!!!

LaPeriferiaD. dijo...

Buen post.

Siempre he pensado que cuando pasas por alli es la que mejor se queda en la cabeza después.

Pero dista mucho de ser una de su mejor obra. Los ejemplos comentados están referenciados de forma excelente. Como se dice, acaba por parecer que ya no es más que disponer plantas unas sobre otras, sin generar un "lugar" donde discurra el trabajo.

Fermín Urquiza dijo...

Es muy triste que la arquitectura continue repitiendo los mismos grandes errores en las últimas décadas. Son los mismo arquitectos que se quejaban -a veces con razón- de la arquitectura ecléctica del siglo 19, alabando la ingeniería. Han superado el error, groseramente.
Ciegos

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin