domingo, 27 de mayo de 2007

Frank Lloyd Wright x 2


Así, con las ropas de campo protegiendo el cuerpo, imagen correspondiente al período de búsqueda constante de utopías sociales, la fotografía nos dispara situaciones ficticias que bien podrían empezar de esta manera: "el gaucho Wright espera bajo la sombra de un árbol pampeano, estoico y febril, la llegada de unas tortafritas para comenzar a debatir unos mates con la indiada; mientras, su inquieta mente concreta sólidos párrafos pletóticos de sabiduría, donde expone rezplandecientemente su visión orgánica de la obra arquitectónica". Pero no.
Les dejamos entonces dos extractos del libro "El futuro de la arquitectura", compilación de textos y conferencias, para que complementen su activa biblioteca mental.
“…Para volver un instante al pensamiento central de la arquitectura orgánica, digamos que fue Lao Tsé, quinientos años antes de Jesús, quien, según lo que yo sé, declaró por primera vez que la realidad del edificio no consistía en las cuatro paredes y el techo, sino que correspondía al espacio interior, el espacio en el que se vivía. Esta idea es el reverso de todos los ideales pagános –“clásicos”- de construcción. Si se acepta ese concepto de edificación, la arquitectura clásica cae muerta al suelo. Un concepto completamente nuevo ha entrado en la mente del arquitecto y en la vida de su pueblo. Mi propio reconocimiento de ese concepto fue instintivo; no conocía a Lao Tsé cuando empecé a construir con él en mi mente…”[Conferencia de Londres 1939, Primera velada]

“Definiciones:
La Forma sigue a la Función. Este es un “slogan” del que se abusa. Es natural que eso ocurra con la forma. Pero en un nivel inferior, y el término es útil sólo cuando indica la plataforma sobre la que descansa la forma arquitectónica. Así como el esqueleto no es una finalidad de la forma humana ni la gramática es la forma de la poesía, así es la función respecto a la forma arquitectónica. El entrechocar de huesos no es arquitectura. Lo menos sólo es más donde lo más no sirve.
La forma es predicada por la función, pero hasta donde la imaginación poética pueda llegar con ella sin destrucción, la trasciende.”La forma sigue a la función” resulta espiritualmente insignificante: una frase del montón. Sólo cuando decimos o escribimos “la forma y la función son una”, adquiere significado la frase. Ahora es la contraseña para la esterilidad. Internacionalmente.”
[Capítulo: El Idioma de una arquitectura orgánica]

1953, Horizon Press, Nueva Cork
1978, Editorial Poseidón, Barcelona

Editado por el arq. Martín Lisnovsky

2 comentarios:

Tami Andrim dijo...

Gracias por el fragmento de la Forma y la Función. Entre tanto trapo de colores volando necesitaba escuchar algo un poco digno.

arqmarlis dijo...

Por favor remarquen más los dos párrafos que son de antología y merecen un lugar mucho más destacado en el blog. Con la frase del gaucho Frank se diluye la fuerza del mensaje. Mi humilde opinión

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin