miércoles, 14 de noviembre de 2007

Hoy recomendamos: La Arquitectura de Nuestro Tiempo, de Otto Wagner


(Prólogo a la primera edición)
“¡La perseveración en el trabajo creativo afianza en cada individuo unas opiniones que arraigan en su interior e influyen en su actividad y conducta posteriores, como si fueran tesis!
Si además su actividad va acompañada del éxito, es de suponer que hay otros que también comparten sus opiniones y que éstas poseen un valor didáctico. Esto es lo que ocurre en mi caso… …Un pensamiento inspira todo el libro: se han de modificar las bases en las que se apoyan las opiniones, predominantes en la actualidad, sobre la arquitectura y se ha de imponer el reconocimiento de que el único punto de partida de nuestra actividad artística sólo puede ser la vida moderna”


Con notable precisión y sin el ropaje de la poesía ni la retórica de un Le Corbusier, este texto sencillo es suficiente para que el gran Otto Wagner se permita alentar a los nuevos arquitectos del cambio ineludible que la sociedad y sus circunstancias esperan de la actividad profesional. Contemporáneo de otros Maestros de Maestros como Peter Behrens, Hendrik Petrus Berlage o Auguste Perret, que han sabido delinear el camino de las nuevas generaciones en el cambio de siglo pasado, este profesor vienés de la "Escuela de Arte del Imperio" se vale de razonamientos tan prácticos y directos que se hace cuesta arriba plantear oposición alguna.
Entre el viejo mundo presente sólo en espacios conservadores y el nuevo que se planteaba abiertamente firme, el libro es, a mi parecer, el peldaño indispensable que toda persona ávida de comprender el desarrollo de la arquitectura del siglo XX no debe pasar por alto ya que traza los conceptos principales que los proyectos y sus creadores ya no abandonarán. Es el germen y la consolidación de una nueva manera de pensar.
Su vigencia es llamativa a pesar del tiempo. Un libro altamente recomendable. Imperdible.

Algunos breves pensamientos como invitación a la lectura:
“La construcción bien concebida no es sólo el pre-requisito de toda obra artística, sino que también, y no se puede repetir con la frecuencia necesaria, aportará al moderno arquitecto creativo un gran número de incentivos positivos para la creación de nuevas formas, en el sentido más verdadero de la palabra”

”Sin conocer y tener experiencia en la construcción, es inconcebible el concepto de arquitecto”
”Tendremos que convencernos de que en la actualidad ya se ha abierto una brecha mayor entre lo Moderno y el Renacimiento que la existente entre el Renacimiento y la Antigüedad Clásica”
”La tarea del arte, y por lo tanto también del arte moderno, sigue siendo la misma de siempre: nos ha de ofrecer formas modernas creadas por nosotros mismos, que concuerden con nuestros pensamientos y nuestras actividades”
“Todo nuevo estilo ha surgido paulatinamente a partir del estilo anterior, cuando las nuevas técnicas de construcción, los nuevos materiales, y las nuevas tareas e ideas de la sociedad han exigido modificar o configurar de nuevo las formas existentes”
“En la arquitectura ha de reflejarse la expresión más elevada, rayana en lo divino, del saber humano”

Otto Wagner
La Arquitectura de Nuestro Tiempo. Madrid, 1993, El Croquis Editorial.
Original de esta versión:
Die Baukunst unserer Zeit. Viena, 1979, Locker Verlag.
Versión Original: Moderne Architektur. Viena, 1896, Anton Schroll.

Las fotografías no forman parte de la edición, fueron tomadas de la web y podrían tener derechos.
Editado por el arq. Martín Lisnovsky

3 comentarios:

Demi-Sec dijo...

Jamás en Teórica alguna o en los prácticos alguien en la facultad me mencionó este libro, por lo general ciertas cátedras repiten esquemas de libros que se han quedado en el tiempo. Prometo su pronta lectura...

Maru Efe dijo...

Un libro tan sencillo que sorprende por su contundencia. Es como si dijera 1+1=2, ¿como podrias pensar diferente?
Muchisimo mas facil de entender que todos los complicados que vinieron después.

Amadeus dijo...

No estoy de acuerdo. Este libro es como sumar 55 + 45, lo cual es facil cuando estas en septimo grado pero no cuando te encuentras en jardin de infantes. Parece mas sencillo de lo que realmente es: un condensador revolucionario de las ideas mas avanzadas de los ultimos 50 años del siglo 19. Salud.

Blog Widget by LinkWithin