martes, 27 de noviembre de 2007

Una reflexión acerca de REALIDAD e HISTORIA, por el arq. Norberto De la Torre



El arq. Norberto de la Torre, profesor adjunto del curso de Historia 1, motivado por el clima generado en la exposición anual de los trabajos de la cátedra Brandariz, "un año más de arquitectura", nos ha enviado un escrito que adjuntamos a continuación, junto con las imágenes y el documento original:

"La historia como disciplina e instrumento del quehacer cultural brinda su aporte multifacético a la interpretación de la realidad, siendo a la vez una indispensable herramienta ante las demandas que la propia sociedad produce colaborando en la búsqueda de respuestas adecuadas.
La vida humana transcurre como fascinante aventura inmersa en el caos del universo y esta expuesta a continuos riesgos. Como especie calificada fuimos dotados de sentidos e inteligencia, dote que nos permite construir historia sobre naturaleza. Estas cualidades, dentro del escenario de la creación, también nos comprometen a aplicar razonable y equilibradamente dichos recursos, evitando mezquinos intereses y/o nostalgias recurrentes. Nuestro objetivo principal como especie socializada debiera ser el logro de calidad de vida en equilibrio y armonía con el ambiente circundante.
'Toda generación ha de soportar la carga del pasado y la responsabilidad del futuro Se esta llegando a ver más y más el presente como un mero vinculo entre el ayer y el mañana… Cada generación ha de encontrar una solución diferente al mismo problema: tender un puente sobre el abismo existente entre la realidad interior y la exterior' S. Giedion
La cita de Sigfried Giedion acentúa el planteo, ya que nuestros conocimientos de la historia lo adquirimos en diversos niveles según se organiza su enseñanza. Al margen del mismo a que cada uno de nosotros acceda, el aporte formativo e instrumental respecto a indagar los sucesos del pasado lo conocemos. Si ello es así y ante la realidad, deviene una reflexión: ¿nos olvidamos del empleo de tal útil instrumento; no interpretamos el resultado del diagnóstico, o decididamente no hemos aprendido debidamente su manejo?
Aceptando la historia como una herramienta intelectual de formación y consolidación crítica, ella nos posibilita: 1) Reconocer nuestra identidad y ubicación espacio – temporal (cultura y territorio); 2) Consolidar y clarificar el pensamiento en libertad, amplitud, creatividad y decisión (visión del presente sobre pasado y futuro; 3) Aceptar su función formativo - crítica (evolución social y desarrollo técnico).
Cotidianamente la realidad nos muestra sucesos fallidos que experimentamos como ya vividos, y no en anteriores vidas como ocurre en aventuras de ciencia-ficción, sino en la propia, única y sentida existencia de reales actores sociales. Tal vez si asumimos que tiempo y espacio son coordenadas dinámicas y cambiantes en la relatividad del cosmos y que soluciones o sucesos que en el pasado funcionaron, no necesariamente lo tienen que hacer hoy. Con la práctica constante de evaluar en forma amplia, comprometida y crítica hechos y conocimientos de la historia, construiremos sin duda un modelo eficaz contra la anomia y la regresión socio - cultural. Así, e integrando al tejido social sin exclusiones, las nuevas ideas o recreadas de un modo nuevo las del pasado, tendremos respuestas adecuadas para los actuales desafíos y una visión abierta hacia el futuro.
Arq. Norberto José de la Torre, noviembre del 2007
Las imágenes fueron tomadas de la web y podrían tener derechos
Editado por el arq. Martín Lisnovsky

1 comentario:

Lenny dijo...

Estoy de acuerdo. Necesitamos la apertura mental complementada con un gran ejercicio de análisis. La historia es parte esencial de nuestra formación profesional. Ha sido un placer tenerlo como profe, con sus ganas y su dinámica aún para las civilizaciones mas antiguas

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin