lunes, 13 de agosto de 2007

Brunel, el padre de la Ingeniería Moderna





Transcribimos hoy alguna visión actual de Brunel, propia de una recopilación enciclopédica y del mundo de los diseñadores industriales, para mostrar de qué manera se percibe su trabajo. Lejos está de los textos sobre la influencia en la Arquitectura y sus detalles, pero bien vale una lectura.

Isambard Kingdom Brunel.
Nacido en Portsmouth (Inglaterra), en 1806 -
Fallecido en Londres (Inglaterra), en 1859.
Isambard Kingdom Brunel era hijo del emigrante francés Sir Marc Isambard Brunel (1769-1849), inventor de numerosas máquinas para la imprenta, zapatería, costura y el tratamiento de madera, e ingeniero civil en la construcción de túneles y puentes colgantes. Brunel padre se ocupó de la construcción del túnel bajo el Támesis entre Rotherhithe y Wapping, y en 1825 nombró a su hijo ingeniero jefe de proyecto. Isambard Kingdom Brunel asumió el cargo durante tres años hasta que resultó gravemente herido en una inundación. Mientras se recuperaba, diseñó un puente para unir las orillas del cañón de Avon, plan que finalmente se escogió ante la propuesta alternativa del renombrado ingeniero escocés Thomas Telford (1757-1834). Más tarde, ya como ingeniero, Brunel aplicó grandes mejoras a los muelles de Bristol y diseño otros muelles en Monkwearmouth, Milford Haven, Plymouth, Brentford y Briton Ferry. En 1833 fue nombrado ingeniero jefe de la Great Western Railway (GWR), y posteriormente amplió el ancho de la vía, lo cual hizo los trenes más cómodos, espaciosos y seguros debido a la reducción del centro gravitatorio del motor. El ancho de vía de Brunel permitió asimismo que los trenes viajaran más deprisa gracias a su mayor estabilidad. La lucha entre la adopción del ancho de vía de Brunel y el estándar se prolongó durante años. En 1892 la GWR, apodada “God’s Wonderful Railway” (la maravillosa línea ferroviaria de Dios), finalmente aceptó construir vías de ancho estándar. De todos modos, Brunel construyó mas de mil millas de vía ferroviaria en Gran Bretaña e Irlanda. Construyó además dos líneas de ferrocarril italianas, actuó como asesor en la construcción de las líneas ferroviarias de Australia e India, y trató de desarrollar un sistema de propulsión neumática para la South Devon Railway en 1844 –proyecto de éxito parcial-. Brunel es también recordado por sus múltiples diseños de puentes, entre ellos el de Maidenhead, el arco de ladrillos más plano del mundo. Brunel trabajó asimismo como ingeniero de marina y diseñó tres buques legendarios, a su vez los más grandes del mundo cuando se botaron –el Great Western (1837), el Great Britain (1843) y el Great Eastern (1858)-. En 1841 Brunel fue nombrado caballero por la construcción del túnel bajo el Támesis, que aunque sufrió dificultades financieras y contratiempos técnicos, fue todo un éxito para la época. La extraordinaria originalidad de pensamiento y habilidad de Brunel para poner en práctica la teoría a pesar de las dificultades le han dado fama como gran pionero del diseño industrial y como padre de la ingeniería civil moderna.

Tomado del Libro "El diseño industrial de la A a la Z", de Charlotte & Peter Fiell, editado por Taschen en el 2001 y reeditado en ocasión de los 25 años de la firma en el 2006. Las imágenes corresponden al Clifton Suspension Bridge, al Royal Albert Bridge y a la estación de Paddington en el centro de Londres, y fueron tomadas de la Web, pudiendo tener derechos.
Editado por el arq. Martín Lisnovsky

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un artículo meramente descriptivo. Sólo sirve para tener una idea vaga de quien fue el gran Brunel. Un sitio excelente como el de ustedes merece selecciones mejores para mantener la calidad y el prestigio. Igual vale recordar a Brunel entre tanta porquería publicada. Vamos por mas con Eiffel y Paxton!!

Marcus D. dijo...

Profe:
Los años pasan y a pesar de vivir en tierras lejanas recuerdo de la mejor manera mi paso por H3. Los re-descubrí en el blog por un amigo y me emocioné, ya que el tono y las ideas son las de aquellas mañanas de los viernes. Al ver a Brunel, pensé: el próximo va a ser Prouvé. Creo, conociéndolos que mi olfato no se va a equivocar. Un abrazo y sigan así.

Cátedra Brandariz UBA dijo...

gracias por el texto y lo prometo, el próximo personaje es Prouvé.
Saludos.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin